Un proyecto internacional identificará los factores agronómicos, fisiológicos y moleculares que modulan el rendimiento, la calidad y la eficiencia del trigo, el arroz y el tritordeum

Mejorar los cultivos de trigo y arroz adaptados a situaciones climáticas cambiantes es fundamental para la agricultura. Las condiciones de sequía, estrés térmico y alto CO2 pueden alterar su rendimiento y su calidad alimentaria. Ahora, un equipo internacional liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) estudiará cómo la exposición de los cereales (trigo, arroz y tritordeum) a estas condiciones climáticas cambiantes afecta a su rendimiento, su calidad alimentaria, y la eficiencia con la que usan los recursos (nutrientes y de agua).